One Piece tiene una nueva regla para las Frutas del Diablo

Publicado por el

El anime revela una nueva manera de obtener los poderes de un usuario de la Fruta del Diablo, aunque es un poco drástica.

One Piece tiene una nueva regla para las Frutas del Diablo

(Atención: Esta noticia contiene spoilers de One Piece)

Los espectadores japoneses siguen a bordo de la emisión de One Piece cada semana desde hace la friolera de dos décadas, algo que pueden decir muy pocos. Luffy, el eterno aspirante de rey de los piratas y usuario de los poderes de una Fruta del Diablo, prosigue con sus andanzas, como también lo hace en papel. Y cuando parecía que su mundo estaba ya perfectamente explicado y detallado, la serie animada ha dejado caer una nueva regla con la que nadie contaba.

Ha sido Big Mom la encargada de explicar esta nueva regla de funcionamiento de los poderes de la Fruta del Diablo, y de paso, de mostrar un terrorífico momento de su pasado. En el reciente episodio del anime se pudo ver como Madre Camel contaba con el poder, otorgado por una de las frutas, de conferir alma a objetos inanimados. El mismo que Big Mom posee. ¿Cómo lo ha obtenido, si no ha comido la misma Fruta del Diablo?

Pues porque, como recoge Comic Book, aunque no se haya comido la fruta, a quien sí se comió junto al resto de niños del orfanato fue a Madre Camel. Así como suena. La ingesta de los poderes, estén en la fruta o en el usuario, es el medio de propagación de éstos, de modo que el canibalismo sienta un precedente inusual y horripilante a la vez.

Sin embargo, más allá del medio de transmisión de los poderes, lo que hace esta revelación es coronar a Big Mom como un monstruo de marca mayor, uno de los peores a lo que Luffy ha tenido que hacer frente. One Piece prosigue con su emisión en Japón, aunque en España llevamos años de secano. A ver si alguien se anima.

 

Comentarios

Imagen de Anon
Anon
#1 Lun, 21/05/2018 - 17:28
Vaya mierda, esto se lleva sabiendo desde hace un año, cuando sucedió exactamente esto en el manga

Noticias relacionadas