Análisis de CoolPaintr VR - Lienzo virtual

Publicado por el

La desarrolladora española Wildbit Studios lanza CoolPaintr VR, una experiencia para PlayStation VR que traslada al jugador a un lienzo virtual.

Más allá de los videojuegos, que cada vez son más y de mejor calidad en el catálogo del dispositivo, PlayStation VR ha demostrado ser también un vehículo para experiencias de lo más emocionantes que no podrían concebirse en cualquier otro entorno. Desde su lanzamiento nos ha sumergido en el mar para vivir un encuentro con tiburones en primera persona y nos ha trasladado, por ejemplo, a un concierto de violín en el que uno de los músicos más prestigiosos de la actualidad nos deleitaba con su interpretación sin barreras de ningún tipo.

En esta ocasión, es la desarrolladora española Wildbit Studios la que pone a disposición de los usuarios un lienzo virtual en el que la imaginación será el único límite. Se trata de CoolPaintr VR, una propuesta puramente artística que ya puede descargarse en PlayStation Store a cambio de 19,99 euros y que, por supuesto, ya hemos probado con nuestro casco de PlayStation VR y uno de sus complementos más populares, los mandos de PlayStation Move. A continuación te dejamos con nuestras habituales impresiones.

La mecánica principal de CoolPaintr VR no es otra que la de dibujar. Para ello, el equipo de Wildbit Studios ha puesto a disposición del jugador una serie de herramientas que permitirán plasmar todo aquello que surja de su imaginación. ¿Dónde se plasmarán todas esas ideas? En un lienzo virtual en forma de cubo y que, por tanto, está diseñado en tres dimensiones. No podía ser de otro modo dado que el título ha sido desarrollado, íntegramente, para la realidad virtual de Sony.

Este entorno virtual, que podrá variar su color con el objetivo de que el usuario se sienta lo más cómodo posible mientras trabaja, estará completamente en blanco a la espera de que el jugador comience a dibujar. En lo que respecta a la atmósfera, los desarrolladores han introducido también la opción de añadir todo nuestro repertorio musical directamente al videojuego. Únicamente será necesario mover nuestra música favorita a la carpeta solicitada de nuestro pen drive.

Una vez configurados estos parámetros, en cualquier caso optativos, llegará el momento de enfrentarse al lienzo y de dejar volar la imaginación. Para ello contamos con la herramienta principal, una brocha que podemos variar ligeramente antes de comenzar a pintar. Contamos con tres variantes que permiten ajustar el tipo de trazo y su rudeza, pese a que su grosor dependerá de la fuerza con la que apretemos el gatillo del mando de PlayStation Move.

Es importante señalar, llegados a este punto, la necesidad de jugar a CoolPaintr VR con uno de estos dispositivos, muy comunes en muchos de los videojuegos del catálogo de PlayStation VR. Si tenemos en cuenta que nuestro yo virtual es un artista con un pincel como principal herramienta de trabajo, es comprensible que los responsables del juego hayan optado por este mando en lugar de por el Dualshock 4. De esta manera, la experiencia acaba volviéndose no solo más intuitiva sino realista.

En cuanto a la brocha a la que hacíamos mención hace un momento, el jugador podrá escoger también el color con el que pintar de entre una selección dispuesta en uno de los menús del juego. Dado que probablemente no sea suficiente, podrá optarse también por otra tonalidad únicamente desplazando el cursor por un cuadro de colores como el que hallaríamos en Photoshop. Por supuesto, el pincel no es más que la principal opción a la hora de enfrentarse al lienzo.

También contamos con triángulos, círculos, cuadrados y similares que podemos introducir en el tapiz arrastrando el cursor tanto como deseemos. Si queremos hacer lo mismo aunque en con el mayor volumen posible deberemos optar por las figuras geométricas que, por ejemplo, permiten crear esferas perfectas como la de la Tierra, dar forma a imponentes pirámides o dibujar rosquillas como la que se comería Homer Simpson. Las opciones son infinitas y dependerá únicamente del jugador cómo aplicar cada una de las herramientas.

El apartado “Tubo” del menú, además, facilita el trazado a mano alzada de formas cuadradas, triangulares o circulares de manera muy práctica, por lo que no cabe limitarse a figuras perfectas y predefinidas a la hora de dibujar. Algunas herramientas permiten, además, trazar la forma del elemento en cuestión en dos dimensiones para que, acto seguido, se convierta en un objeto en 3D de manera automática. De esta manera, el jugador no estará limitado a un determinado patrón cuando coja el pincel.

Aquellos que prefieran disponer en el tapiz numerosas formas geométricas al mismo tiempo pueden seleccionar, también, una opción que permite distribuir rápidamente muchas de ellas al mismo tiempo. Una vez confeccionada la base de la ilustración, qué mejor manera de complementarla que con las llamadas “Partículas”. Esta sección del menú permite añadir chispas, llamas, copos de nieve o humo directamente al dibujo y en la proporción deseada, convirtiéndose en un extra verdaderamente llamativo con el casco de realidad virtual.

Estas son solo algunas de las opciones de las que dispone el jugador, que también puede variar, por ejemplo, la intensidad con la que dibuja, eliminar la cuadrícula de referencia del lienzo virtual o añadir una barrera simétrica que replicará en un lado lo que dibujemos al otro. Insistimos en que, por limitada que parezca la interfaz, esta oculta una enorme cantidad de herramientas a las que solo podremos sacar el máximo partido conforme vayamos obteniendo experiencia. No obstante, debemos resaltar una que no solo es importante sino fundamental.

Mediante un simple botón del mando PlayStation Move, el pincel desaparecerá para dar paso a una función que permite rotar cuanto queramos nuestro diseño. De este modo, el jugador puede ver con detalle cualquier parte del dibujo en tres dimensiones e, incluso, modificar de manera independiente cualquiera de los trazos realizados. Esto es especialmente útil en tareas tan complejas como la de dar forma a un retrato, que puede abordarse fácilmente tras la carga de la imagen de referencia directamente en pantalla. Sin duda, esta última es una de las opciones más atractivas de cuantas hemos descubierto en el videojuego.

Javier Castillo